Suculenta

Nombre científico: crasas
Nombre en inglés: succulent

Suculenta

Las suculentas son plantas muy especiales y relativamente fáciles de cuidar. Según algunas creencias, como el Feng Shui, la presencia de plantas en espacios de interior del hogar equilibra las energías, mejora el estado de ánimo de las personas, la concentración, reduce el número de dolencias y enfermedades.

Son adecuadas para activar la energía de la abundancia, ya que acumulan agua en todo su cuerpo permanentemente. Los cactus también cumplen con esta función, siempre y cuando no tengan espinas, ya que estas activan energías agresivas que son más adecuadas para exteriores.

¿Cómo regarlas? Las plantas suculentas tienen la cualidad de almacenar cantidades relativamente pequeñas de agua durante días o semanas, por lo que el regado no es muy frecuente. En periodos de calor, se deben regar con poca agua una vez a la semana, pero el resto del año solo es necesario regarlas cada 15 días.

¿Cuál es el suelo adecuado? El suelo ideal es el pobre, es decir, uno que no sea muy rico en minerales. Lo mejor es usar una mezcla de sustrato normal (tierra con minerales) y sustrato para cactus, que contenga arena y piedras porosas.

¿Cómo debe ser el drenaje? El drenaje debe ser bueno. Como mencionamos, las suculentas mueren si tienen exceso de agua, por lo que deben poseer drenaje activo. Evita colocar un plato debajo de la maceta, para que la planta no absorba la humedad excesiva.

¿Cuánta luz deben recibir? Requieren de mucha luz del sol para sobrevivir, pero no deben recibirla directamente, porque esto las deshidrata y eventualmente las mata. Debes colocarlas en zonas de luz y sombra, o de sombra total donde reciban los reflejos de la luz solar.

Sabrás que tus suculentas reciben demasiado sol cuando observes que sus hojas se resecan y se vuelven rojizas o marrones. Si, en cambio, les falta sol, verás que se vuelven pálidas.

Como mencionamos anteriormente, las suculentas están asociadas con la abundancia, así como con el éxito y el reconocimiento profesional y personal. Además, se consideran protectoras y purificadoras del ambiente doméstico, favoreciendo la armonía interna.