Sábila

Nombre científico: aloe vera
Inglés: aloe vera

La sábila proporciona poderosos beneficios sobre la piel y el cabello, debido a que contiene sustancias mucilaginosas y quercetina que funcionan como un emoliente y renuevan las células dañadas de la sobre la piel. Asimismo, posee polisacáridos y hormonas vegetales responsables por la estimulación e hidratación de las células.

El aloe vera por ser rico en vitaminas y minerales como vitamina A, B, C y E, calcio, magnesio, potasio, selenio, zinc y especialmente de fosfato de manosa, actúa sobre el crecimiento de los tejidos proporcionando un efecto cicatrizante, así como también ayuda a fortalecer el sistema inmune.

Otra propiedad de la sábila es que ejerce un fuerte efecto laxante, debido a que posee unos compuestos llamados antraquinonas que actúan a nivel del colón promoviendo la salida de las heces. Sin embargo, este efecto purgante es drástico, pudiendo irritar el colón, por ello las cápsulas de sábila deben ser utilizadas sólo bajo orientación del médico.

Además de ser una gran aliada para la salud del cabello y de la piel, la sábila vera también se puede utilizar para tratar problemas como anemia, artritis, dolor de cabeza, dolor muscular, heridas, gripe, insomnio, pie de atleta y en procesos inflamatorios.

Estimula el crecimiento del cabello: posee enzimas que ayudan a remover las células muertas del cuero cabelludo, además de ser una excelente fuente de hidratación y minerales para las hebras del cabello. De esta forma, el cabello crece más rápido y fuerte.
Cómo usar: junte 2 claras de huevo con 2 a 3 cucharas del gel interior de las hojas de sábila, mezcle bien y aplique sobre el cabello, garantizando que las raíces queden bien cubiertas. Espere 5 minutos y retire con agua fría y champú.

Elimina la caspa: la caspa está formada por placas de células muertas, por lo que la sábila puede ser usada para su tratamiento por contener enzimas que eliminan las células muertas.
Cómo usar: mezclar 2 cucharadas de sábila con 1 cucharada de miel y 2 cucharadas de yogur natural. Utiliza la mezcla para masajear el cuero cabelludo durante unos 15 minutos. Deje reposar 30 minutos más y, finalmente, lave el cabello con un champú anticaspa. Esta máscara se debe hacer sólo 1 vez a la semana.

Evita la caída del cabello: ayuda en la producción de colágeno y, por esto, ayuda a fijar las hebras del cabello al cuero cabelludo, evitando su caída. Además de esto, posee minerales y agua, fortalece todo la hebra haciéndola más fuerte y menos quebradiza.
Cómo usar: junte 2 cucharadas de gel de sábila con 2 cucharadas de aceite de coco, mezcle bien y aplique sobre todo el cabello. Deje actuar de 10 a 15 minutos y luego retire con agua fría y champú. Repita este proceso sólo una vez por semana.

Remueve el maquillaje del rostro: es una forma natural de remover el maquillaje de la piel, pues no contiene químicos e hidrata la piel al mismo tiempo que alivia la irritación provocada por las sustancias del maquillaje.
Cómo usar: coloque un poco del gel de la hoja de sábila en un pedazo de algodón y luego frote ligeramente sobre las regiones de la cara con maquillaje. Por último, lave la cara con agua tibia y un jabón neutro.

Combate las arrugas: posee propiedades que estimulan la producción de colágeno por la piel, que es la sustancia responsable de mantener su elasticidad. Así que cuando se utiliza regularmente, la sábila puede disminuir el grado de las arrugas y hasta eliminar algunas marcas de expresión, en los ojos, frente o boca.
Cómo usar: aplique con los dedos, una pequeña porción de gel de sábila sobre los lugares donde se encuentran las arrugas y marcas de expresión como en los ojos, alrededor de los labios o en la frente. Haga un ligero masaje sobre estos lugares y deje actuar durante 5 a 10 minutos. Por último, retire con agua fría y un jabón neutro.

Limpia las capas profundas de la piel: funciona como una excelente base para preparar un exfoliante, ya que además de hidratar la piel, proporciona oxígeno, el cual es importante para mantener las células más profundas de la piel, fuertes.
Cómo usar: mezclar 2 cucharadas de gel de sábila con 1 cucharada de azúcar o bicarbonato de sodio. A continuación frote la mezcla en la cara o en otras partes más secas de la piel como los codos o rodillas, por ejemplo. Retire con agua y un jabón neutro, y repita 2 a 3 veces por semana.

Calma irritaciones en la piel: su aplicación tópica proporciona un alivio rápido de la comezón, quemaduras por exposición solar prolongada, en el tratamiento de la psoriasis, dermatitis y mucositis oral.

Contraindicaciones: el uso interno de la sábila está contraindicado para niños, embarazadas y durante la lactancia, así como en pacientes con inflamaciones en el útero u ovarios, hemorroides, fisuras anales, cálculos en la vejiga, varices, apendicitis, prostatitis, cistitis, disenterías y nefritis.
Es también muy importante que se verifique si la sábila es del tipo Barbadensis miller, pues ésta es la más indicada para el uso humano, siendo que las otras pueden ser tóxicas y no deben ser consumidas.

©2020 by SEREDCU. Proudly created with Wix.com