Rosa

Nombre científico: rosa damascena
Nombre en inglés: rose

Rosa

La rosa, o en su defecto los rosales, pertenece a la familia de las rosáceas. Podemos encontrar alrededor de 100 especies de rosas diferentes, procedentes de las zonas templadas del Hemisferio Norte. La mayoría de las especies se cultivan como flores ornamentales, pero también para la extracción de aceite esencial usado en cosmética, perfumería, gastronomía y medicina.

La leyenda cuenta que el aceite esencial de rosa se descubrió accidentalmente por primera vez en Persia, en unos festejos nupciales. Echaron pétalos de rosas al agua de unas fuentes y, los novios, descubrieron un elemento oleoso que flotaba en la superficie. Por efecto, el calor se había desprendido un aceite perfumado delicioso. Este producto es muy difícil de obtener, ya que para lograr una gota de aceite son precisas 30 rosas.

En este caso, para el uso medicinal, el aceite esencial y agua de rosa mosqueta es uno de los productos que más se están utilizando en el área de la dermatología, nutrición y cosmética, debido a que sus usos y aplicaciones ayudan a la regeneración de tejidos dañados, retardar la aparición de líneas de expresión, prevenir la formación de arrugas y tratar la piel afectada por quemaduras o expuesta a radioterapia.

Es así como tienen efectos antiinflamatorios que reducen el enrojecimiento de la piel, evita la formación
de bolsas en los ojos, trata afecciones como el acné, dermatitis o úlceras cutáneas, debido a que también limpia profundamente la suciedad acumulada en los poros. Su contenido de vitamina B y E, taninos y pectina, lo convierten en un gran tónico que actúa reafirmando la piel. Además, tienen un poder cicatrizante, ya que sus propiedades antibacterianas, aceleran la sanación de heridas, cortes y a atenuar las cicatrices.

Por otro lado, mejora la calidad del cabello, debido a que sus componentes nutritivos e hidratantes actúan sobre las inflamaciones leves del cuero cabelludo y la caspa. Nutre el pelo estimulando su crecimiento, evitando su caída y dándole un aspecto mucho más saludable. También funciona como un remedio natural en caso de migrañas o jaquecas, solo es necesario aplicar pañuelos humedecidos con agua de rosas en la frente. Si se busca relajación, es recomendable rociar un poco del producto sobre rostro y cuello.