Higo

Nombre científico: ficus carica
Nombre en inglés: fig

Los higos aportan minerales como el calcio y el magnesio, especialmente concentrados en el higo seco. Quizás por ser una fruta tan dulce y jugosa muchas personas creen que tiene muchas calorías. Sin embargo, su aporte calórico si se consume fresco es solo un poco mayor que el de las manzanas. Además proviene enteramente de sus azúcares naturales.

Dado que los higos se consumen frescos y secos, deben destacarse las diferencias en contenido nutritivo entre ambos. En los secos los valores nutritivos, para raciones iguales de igual peso de fruta, se concentran, multiplicándose aproximadamente por tres, debido a la pérdida de agua, que pasa del 80% en los frescos, al 30% o menos en los secos.

La composición química del higo justifica una serie de acciones beneficiosas en el organismo. Estas son algunas de ellas:

Mejora la salud metabólica y digestiva: las fibras solubles ayudan a controlar los niveles de colesterol y de glucosa en la sangre y contribuyen a regular el tránsito intestinal. Las insolubles también facilitan el tránsito intestinal y tienen un efecto preventivo en enfermedades como el cáncer de colon. También pueden ayudar a controlar el peso gracias a su efecto saciante. Comer dos o tres higos antes de la comida reduce el apetito. ¡Un delicioso aperitivo con menos de 70 calorías!

Fortalece huesos y nervios: sus minerales –en especial el calcio (35 mg/100 g) y el magnesio (17 mg/100 g)– los convierten en una fruta adecuada para mantener en buen estado los sistemas nervioso y músculo-esquelético.

Son buenos para la piel: un compuesto denominado psoraleno se emplea con éxito en el trtamiento de afecciones cutáneas como eccemas o psoriasis.

©2020 by SEREDCU. Proudly created with Wix.com