Ají

Nombre científico: capsicum frutescens L.
Inglés: chili pepper

Una planta que se domesticó en Centroamérica, probablemente en Panamá, difundiéndose paulatinamente por el área del Caribe y el norte de Sudamérica. Se utilizan los frutos maduros, sanos, y frescos.

En los frutos maduros se encuentran pigmentos carotenoides y cantidades importantes de vitamina C. Las propiedades antiinflamatorias y analgésica se atribuyen fundamentalmente a la capsaicina. También se ha demostrado que mejora la circulación de las sangre al ser aplicado sobre la piel.

​Usos medicinales: el consumo de este alimento incrementa la circulación periférica y disminuye los valores de presión arterial. Es beneficioso para combatir catarros; se puede realizar un spray preparado con una cucharada sopera de alcohol de 80 grados, agua mineral y una cucharada de té de ají en polvo.

Estudios realizados sugieren que esta sustancia es efectiva como tratamiento anticanceroso. Se reporta que las hojas se utilizan en cataplasma como analgésico para tratar la inflamación en forúnculos y por vía oral es antigripal o antiasmático. Asimismo, los frutos y raíces pueden ser utilizados como diuréticos, digestivos, antihemorroidales y antianginosos.

Los preparados a base de capsaicina se pueden utilizar sin receta médica para el tratamiento de dolores musculares, articulares y reumáticos. En lo que se refiere a la vía tópica, las indicaciones más importantes son para el tratamiento del dolor ligero a moderado asociado a la osteoartritis o artritis reumatoide, dolores pos mastectomía, asociado a magulladuras, herpes espalda, esguinces y neuropatía diabética. Cabe recalcar que en la osteoartritis, uno de los tratamientos de elección son preparados de capsaicina concomitantemente con paracetamol o aspirina.

​Advertencia: puede provocar irritación en la piel, por lo que se debe evitar el uso prolongado de la planta y no se recomienda consumir el fruto por vía oral ni aplicar sobre piel irritada, desgarrada en áreas en las que se hayan producido quemaduras, zonas donde se aplique una almohadilla eléctrica, después de un ejercicio extenuante o sobre zonas de piel sensibles.

Recomendación: por la sensación de ardor que produce, es comúnmente usado en productos alimenticios para hacerlos más picantes. Para neutralizar el ardor en la boca, los métodos más eficientes son ingerir azúcar, aceite o grasas; masticar pan también ayuda. Se puede consumir en diferentes platos, como condimento de otros alimentos para realzar su sabor.

©2020 by SEREDCU. Proudly created with Wix.com